La zona cómoda.

Esta semana he conocido un concepto nuevo que me ha hecho reflexionar: la zóna cómoda.

Es es estado de nuestra vida en que nos sentimos a gusto con nuestro entorno y nuestras actividades, una situación armoniosa y relajada en que sentimos que tenemos todo bajo control, y nada supone una dificultad.

¿Cómo de grande es esa zona cómoda? Hagamos un símil: imagina un circulo con cuatro cuadrantes (como la esfera de un reloj dividida en los cuartos). La primera sección son los conocimientos que puedes adquirir sobre una temática concreta. Tener esos conocimientos implica una serie de reflexiones. Cuando has reflexionado sobre los conocimientos, se plantea el momento de llevarlos a la práctica. Y la repetición de esa práctica te lleva a adquirir una nueva habilidad.

Como metáfora de la propia metáfora, imagina cuando aprendiste a conducir: primero atiendes la autoescuela, te dicen cuál pedal es cúal. (conocimientos). Te subes al coche por primera vez y tienes que asociar, ¿Este pedal era el de frenar o el de acelerar? (reflexiones). Cuando pones en marcha el motor, vacilas, pero te mueves (práctica). Y al cabo de las veces, acabas conduciendo (habilidad).

Se completa así el círculo, se define el área de tu zona cómoda. Y puedes decidir quedarte ahí toda la vida, al fin y al cabo ¡se está tan bien!

Pero, ¿qué pasa cuando se añade un nivel de dificultad, y aparece una nueva necesidad que afrontar? Tú decides si quieres intentar completar un nuevo círculo. Pero, ¡cuidado! El trayecto es inestable, tus pasos serán vacilantes, te sentirás débil e inseguro. No es para nada una situación agradable, estás en desventaja.

Puede ser que en tu travesía decidas abandonar y volver a tu zona cómoda.

Es una elección.

Pero si decides seguir adelante y coronar la cima de nuevo, ahí habrás hecho crecer más cosas de las que imaginas: tu nivel de autoconfianza, tu tamaño personal,  tu propia capacidad, tu zona cómoda. Después de una meta, llega otra, y cada vez tus sueños podrán ser mayores.

Es la otra elección.

¿Cuál es la tuya?

2 Responses

  1. [...] y principalmente por mi falta de experiencia en impartir este tipo de cursos, estuve saliendo de mi zona cómoda. La primera desviación surgió rápidamente: el curso había sido pensado para cubrir la parte de [...]

    magda » No hay un BizTalk para dominarlos a todos (o Divide y vencerás). - December 3rd, 2007 at 11:40 pm
  2. Salir de la “zona cómoda” se llama progreso. Eso es lo que nos diferencia de los monos.

    Manu - November 22nd, 2011 at 8:55 pm